Aviso Rent A Car Andina.png
  • sectorhperiodico

El castillo de Magdala

Una curiosidad perdida en el norte de Bogotá


*Hernán Alejandro Olano García.


Magdala es el lugar de encuentro de la historia judía y cristiana, y ciudad natal de María Magdalena, pero, en Bogotá, es el nombre de un castillo. Cabe indicar, que los castillos se construyeron hasta el siglo XV, finales de la Edad Media y, de ahí en adelante, las residencias nobles tomaron el nombre de palacios, ya más horizontalizados y no tan altos, como, por ejemplo, el palacio de Buckingham en Londres, o, en nuestro ámbito, el Palacio de Nariño.


Ubicado sobre la carrera 5 con calle 189, en lo que fuera el límite con la antigua carretera al Guavio, el Castillo de Magdala corresponde a una construcción neo medieval, edificado por el arquitecto Héctor Reyes a comienzos del siglo XX, contemporáneo del Castillo de Marroquín, que en 1899 se construyó por el francés Gastón Lelarge para don Lorenzo Marroquín en la población de Chía, Cundinamarca.


Castillo de Magdala. Foto: Hernán Alejandro Olano García


Se le puede encontrar, tratando de evadir el trancón de la carrera séptima hacia el norte, ingresando al Codito por la calle 175, rodeando de la Finca Zarauz, sede del Colegio Claustro Moderno, de la familia Medellín Becerra, hasta su caída en la 190, donde está ubicado el último semáforo de Bogotá y un negocio llamado “Cigarra La Matuca”.


Con su escudo de armas, la torre de piedra y su aire medieval y las paredes revestidas con esa piedra de color amarillento, denominada “piedra muñeca”, Reyes pensaba que, con esta construcción, espacio El Mirador, en el barrio Bellavista del sector El Codito, en la localidad de Usaquén, se constituyera en un barrio lujoso, en el cual, su mansión marcara la pauta arquitectónica de la zona, aunque no fue así.


El sector El Codito surgió cuando la ciudad comenzó a invadir las montañas de su borde oriental. Así, los primeros asentamientos se comenzaron a ubicar sobre la hoy conocida calle 175 por encima de la carrera séptima, extensión de la anexión de Usaquén, que pasó a ser considerado una unidad territorial de la capital de Colombia.


En 2013, la Universidad del Rosario publicó el libro de 130 páginas Construcción y significación del territorio Comunidad El Codito, 2011”, de Juan David Guevara Salamanca, Miguel Hernández García y Mónica Alexandra Mendoza Molina, pero no hay ninguna mención que amplíe la historia de esta reliquia arquitectónica, sólo se habla del mirador del castillo, sin más.

Este pseudocastillo también fue la residencia del General boyacense, nacido en Corrales, Pedro León Acosta Cortés, quien, junto con otros seis varones, tendieron una emboscada al Presidente de la República, General Rafael Reyes Prieto, y en el sitio de “Barrocolorado” (Hoy Pontificia Universidad Javeriana), atacaron a balazos el carruaje tipo Landau (Que conserva la familia Portilla Segovia), en que el mandatario y su hija Sofía viajaban a su quinta en Chapinero (En lo que es hoy el edificio de Caracol Radio, carrera 7 con calle 67). El atentado del 6 de febrero de 1906, como se sabe, provocó en Reyes un camino paranóico que lo llevó a convertir su gobierno en una dictadura, inspirada por el temor de que, detrás de Pedro león Acosta, “se movía una nube de conspiradores que tratarían de repetir el intento de asesinato hasta tener éxito”. Acosta, luego de haberse evadido del país, regresó a Bogotá y habitó el Castillo de Magdala, donde pasó sus últimos días.


Después de la muerte de su propietario y constructor, el Castillo de Magdala lo heredó su hija Edna Reyes, quien lo vendió a Gonzalo Torres. Ha sido también jardín infantil y ahora sede y depósito de una fundación mutuaria.

Foto: Hernán Alejandro Olano García


*Hernán Alejandro Olano García

Derecho Constitucional y Derecho Eclesiástico del Estado

Rector en Unicoc Oficial

31 vistas2 comentarios
Darle piso al Periódico Sector H-Aviso 2.jpg
EXPECTATIVA SECTOR H-2.jpg