top of page
  • Jorge Monsalve

Humberto Salazar: El escultor de aves

Obras de arte hechas de material reciclado: Patos, gallitos, tingüas, cóndores, águilas y demás especies de aves de gran realismo y colorido han sido presentadas en colegios y exposiciones naturales.

En una casa del barrio 20 de Julio en la ciudad de Bogotá, un hombre le da forma con sus manos a variedad de figuras aladas hechas de materiales reciclables, cuya diversidad, colorido y belleza representan a las diferentes especies de aves que existen en Colombia, muchas de ellos en peligro de extinción.


Maestro escultor Humberto Salazar, al lado de varias de sus obras. Fotografía de Sonia Salazar.


Se trata del escultor naturalista Humberto Salazar López, hombre sencillo, cuya amabilidad y carisma se aprecian desde el primer momento de conocerlo. Durante 35 años se ha dedicado al estudio, elaboración y difusión de la importancia de las diferentes especies de aves para el planeta.


En la terraza de su vivienda se observa gran parte de las esculturas: el Amazona Frentirroja, la cotorra Montañera, el pato Zambullidor Andino, el águila Crestada, el Trepador pico de Hoz, el Esmerejón, el Zambullidor Cira, el Carriqui, entre muchos más. Sobre una mesa está la colección de pequeñas tinguas de gran colorido hechas a mano, que sin duda conllevan destreza, paciencia y cariño en su elaboración. A un costado, en una repisa y cerca a la ventana, los frascos de pintura y pinceles delatan la dedicación, tiempo y esmero que el maestro pone en sus obras, cada una de ellas única y de un realismo asombroso.


En diálogo con Sector H, Humberto Salazar nos habló acerca de su trabajo y la pasión que imprime en la creación de cada escultura. “Llevo un promedio de 35 años diseñando esculturas de aves que se encuentran en peligro de extinción en Colombia. Para este proyecto utilicé estudio a pieles disecadas que se encuentran en varias colecciones ornitológicas, tomando la información de la piel, medidas de tarsos, picos y la morfología en general del cuerpo de la especie y sus colores naturales”.


Además de los documentos que le sirven de insumo, el maestro realiza el trabajo de campo en el que observa el comportamiento de las aves, tal es el caso de la tingua Bogotana: “Tomando la información de la tingua, la estudio en los humedales en que ella se encuentra, observo su comportamiento natural y su desplazamiento y con la experiencia de primera mano, elaboro las figuras, sin perder ni el más mínimo detalle”.


De niño, vio que tenía destreza para moldear y a la edad de 11 años ganó el primer puesto con la elaboración de un pesebre. Con esta habilidad, comenzó a hacer animalitos en greda y arcilla. “Me di cuenta que tenía el talento. A mis 28 años retomé, al saber que Colombia era un país que tenía el primer puesto en aves -un privilegio muy importante en Suramérica-. Entonces me dediqué a estudiarlas y a pasarlas a esculturas, basado en los conocimientos anteriores”, recuerda con gratitud. Sus esculturas son tan realistas que quienes las han visto, le han llegado a preguntar si son disecadas.


Con respecto a la técnica que utiliza, explica: “Cuando hice talleres, tuve la oportunidad de presentar la elaboración de un cóndor en el colegio Simón Bolívar de Engativá. Lo diseñé utilizando varilla semiacerada y malla de alambre galvanizado, quedando una cavidad en el interior, en la que cada uno de los estudiantes depositó una bolsa plástica. Posteriormente, utilicé material reciclado como plástico y papel molido procesado”. Ya mezclado, lo muele, quedando un material similar a la arcilla. “Hicimos el cóndor representando esta ave en peligro de extinción, pero también reutilizamos materiales para evitar que vayan a las fuentes de agua a contaminar”.


El escultor Humberto Salazar explicó que sus obras son hechas en un 70% de materiales reciclables (papel, plástico). Los otros elementos, los adquiere nuevos. Gran parte de ellos son donados por los estudiantes de los colegios donde realiza los talleres. “Los estudiantes me donan cuadernos o papel bond ya utilizados. Todo este material lo proceso, lo reutilizo para posteriormente representar las aves”.


Además de elaborar aves, ha diseñado reptiles como la serpiente de coral, una mantis religiosa, mariposas y libélulas. Su obra más grande es el cóndor de los Andes (1,38 mts. de largo por 1,80 mts. de alto); con las alas desplegadas, alcanza 1,40 mts. Por otro lado, la figura más pequeña que ha hecho es el colibrí-abeja (5,5 cms. de pico a la cola). Trabaja en sus obras, de 2 a 3 horas al día.


Exposiciones y talleres en colegios

El escultor Humberto Salazar ha realizado diversas exposiciones tanto en Bogotá como en Cundinamarca, en las que ha dado a conocer su obra, entre las que se encuentran la Exposición Nacional de Orquídeas en el Jardín Botánico José Celestino Mutis, XVII Feria Internacional del Libro, Fundación Zoológico Santa Cruz (Cundinamarca), Días Ambientales del Ministerio de Hacienda, Club la Colina-Comfenalco, Museo de Historia Natural, Universidad Nacional; XI Expociencia-Expotecnología en Corferias, Secretaría Distrital de Ambiente, Fima; VIII Festival a la Mama (Sopó, Cundinamarca), Paraíso Botánico en el Centro Comercial Portal 80, Centro Comercial Palatino, entre otras más. A la vez, sus colecciones de arte han sido presentadas en alrededor de 127 colegios de Bogotá y Cundinamarca, entre los que se cuentan: Colegio San Bartolomé la Merced, Liceo de Cervantes, Padres Agustinos, Summer School (Cota, Cundinamarca), Instituto Técnico Industrial (Facatativá, Cundinamarca); CAFAM Salitre, Colegio Cambridge (Cajicá), Colegio Integrada la Candelaria, Colegio bilingüe Abraham Lincoln, por nombrar algunos.


Un arte que toma vuelo. Para las organizaciones, colegios, empresas y centros comerciales interesados, el escultor desarrolla exposiciones con muestra de 50 esculturas que representan especies en peligro de extinción como la tingua Bogotana y el cóndor de los Andes, entre otras, que hacen parte de su colección. Cada una con la información y descripción correspondiente.


“Conservar la vida en este planeta es indispensable para poder tener una mejor calidad de vida. Si logramos conservar los seres vivos que nos acompañan, el futuro será más brillante. De ahí la importancia de cuidar los bosques y el agua”, es el mensaje del escultor Humberto Salazar a los lectores de Sector H. Contactos para exposiciones: T/312 3462012 - 302 2827586.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page